RESEÑA HISTÓRICA

ima_resena_01Fue Fundado en el año 1983 por el Sr. Carlos Terán, un conocedor de la cultura China y la Filosofía Taoista, de allí su nombre de “Yin Yang”. En sus inicios su campo de acción era la medicina Tradicional China y sus cursos estaban dirigidos a médicos y trabajadores de la salud. Desde un comienzo el Instituto Yin Yang tuvo un alcance nacional, ya que en todo el país no era común la existencia de Centros de Enseñanza de Acupuntura, Shiatzu, Masajes Orientales convirtiéndose así en una referencia nacional. A lo largo de los años el Instituto logro aglutinar a un plantel de Maestros de categoría Internacional de China, Corea, Japón como los doctores Su Yu Chang, Hiong Siong Kim, Chang Cheng, Hiu Yu Kim, Ri Miong Yong, entre otros,algunos de los cuales son catedráticos y hasta Decanos en Universidades como la Universidad de Medicina Pyongyang, Corea. También desfilaron Maestros occidentales como los Doctores Ramiro Tijerina de México y Omar Quiñones de Venezuela.

ima_resena_02Con el paso del tiempo las actividades de este Centro llegaron hacer conocidas fuera de sus fronteras logrando el reconocimiento de organismos internacionales como la Federación Mundial de Acupuntura y Moxibustion WFAS (Beijing, China) la Federación Sudamericana de Medicina China(Argentina).

A inicio de la década de los noventa el Instituto fue experimentando un proceso de cambio, en el cual fue paulatinamente incorporando en su pensum, diversos métodos de masajes occidentales (ya no solo orientales) y menos actividades en el campo de la Acupuntura, ya que estos cursos se limitaban mas que todo a los médicos y además y porque implicaban estudios de larga duracion. Con estos cambios el Centro abrió las puertas a un publico mas amplio.

Otro proceso que fue experimentando el Instituto fue la incorporación de técnicas estéticas, ima_resena_03en un comienzo limitadas a la Medicina Tradicional China y posteriormente empleando las Técnicas occidentales más modernas.

Luego el centro paso por un proceso de modernización y adaptación de sus pensum de estudios logrando luego de un arduo proceso de revisión y supervisión el reconocimiento oficial del Estado Venezolano a través del Ministerio de Educación y Deportes.